Agro.

Marcos Juárez

Sector porcino: cayó consumo y rentabilidad del Pequeño y Mediano Productor

El especialista del INTA Marcos Juárez y médico veterinario Jorge Brunori, se refirió a la crítica situación del sector porcino, cuya producción es destinada al 96 por ciento al consumo interno.

16-04-2020

"Hay mucha preocupación en el sector. Nos preocupa la situación económica, que para mí es la otra pandemia," dijo Jorge Brunori en relación a la problemática del porcino.

"Cuando en un país con una economía tan endeble como la nuestra, con 35 % de pobres más del 10 % de desocupados, un alto gasto en acción social y casi comprometido el 90% de nuestro PBI por deudas, este parate que va a llegar a 40 días de la economía repercute en todos los sectores económicos" .

"Ni hablar en los sectores productivos como es el caso del sector porcino, que es un sector dinámico y una cadena que enlaza a varios eslabones que fundamentalmente apunta al mercado interno".

"Recordemos que de las 700 mil toneladas que Argentina produce, el 96 % se destina al consumo interno y el 4 % a la exportación", dijo Brunori.

"Por lo tanto, alguna buena noticia que llega, por ejemplo, para el sector granario; para el sector de la carne bovina con esta reactivación lenta que está teniendo China que empieza a demandar de nuevo. En el caso del cerdo no impacta tanto porque es solamente el 4% lo que destinamos a la exportación".

"Y si bien la buena noticia es que pareciera que se empieza a mover el mercado chino, el problema es que está cayendo el consumo interno".

"Esto está repercutiendo en dos factores muy difíciles para un productor de cerdos: primero en que hay menos demanda de cerdos, lo cual complica. El cerdo es como el tambo donde hay que sacar la leche todos los días. En el caso de un criadero de cerdo tiene que vender la tropa de animales todas las semanas o cada 15 días, sino las instalaciones empiezan a ser insuficientes. Esa necesidad de entregar ante una demanda que se hace más lenta, repercute directamente en los precios que se le paga al productor".

"En estos casos empieza a ver diferencias entre PYMES y las grandes empresas que tienen otro canal de comercialización".

Segundo, "porque el pequeño y mediano productor está sujeto a un monopolio de entrega porque no tiene escala, porque no lo puede transportar. Entonces en esta situación de crisis, esos eslabones intermedios de comercialización aprovechan para bajar más de lo que se debiera el precio del capón. Eso hace que el precio del capón que antes de la pandemia estaba tocando los 75-80 pesos por kilo. Hoy hay productores que están recibiendo 60 pesos".

"Esta situación se hace difícil en un doble sentido: cae la rentabilidad y cae la demanda de animales. Resulta una situación muy angustiante para el pequeño y mediano productor".

"Así que el sector está con una enorme preocupación. Se arman estrategias, se pelea día a día, pero es una pelea individual", concluyó Jorge Brunori.